De la soledad a la comunión

hombre mujer
Año 2010 - Nº 9 - Junio
Enrique Javier Sánchez López y Mª Gloria Muñoz Chacón
 
1. Introducción.
2. Por qué no se percibe la lógica del don ni puede expresarse.
3. Significado de la donación.
4. Cómo abrirnos a la lógica del don: soluciones pastorales.
5. Conclusión.
 

El futuro de la humanidad se fragua en la familia”. Por consiguiente, es indispensable y urgente que todo hombre de buena voluntad se esfuerce por salvar y promover los valores y exigencias de la familia”. Estas palabras escritas por S.S. Juan Pablo II, en la exhortación apostólica Familiaris consortio, en noviembre de 1981, precedidas de estas otras: “La familia, fundada y vivificada por el amor, es unacomunidad de personas: del hombre y de la mujer esposos, de los padres y de los hijos, (…). Su primer cometido es el de vivir fielmente la realidad de la comunión con el empeño constante de desarrollar una auténtica comunidad de personas.”, nos ponen en la base sobre la cual hemos realizado este trabajo: De la soledad a la comunión.

VER TEXTO COMPLETO