Importancia del pensamiento relacional

educar
IMPORTANCIA DEL PENSAMIENTO RELACIONAL
Alfonso López Quintás
Año 2009
nº 13 • marzo
 
 

 

 

El pensamiento relacional cambia nuestra forma de ver la realidad; la enriquece de modo sorprendente. Lo veremos ampliamente en este trabajo, que complementa al anterior* en cuanto explana el análisis de los frutos de nuestra capacidad creativa, facultad que desarrollamos con especial empeño cuando nos orientamos hacia el ideal de la unidad. Los modos más altos de unidad los creamos a través de las relaciones de encuentro. Pero estas relaciones sólo son posibles entre ámbitos, no entre meros objetos. Por esta razón, quien toma como meta de su vida crear las formas más elevadas de unidad se cuida de respetar la condición de ámbito de ciertas realidades y transformar en ámbitos otras realidades consideradas en principio como objetos. Esta transformación es realizada por nosotros, en colaboración con las realidades del entorno. Es, pues, una actividad relacional, reversible, es decir, de doble dirección, pues se conjuntan diversas realidades para llevarla a cabo. Tiene importancia la actividad que realiza el sujeto que dirige la actividad, pero éste no actúa a solas: cuenta con la colaboración activa de las realidades que trata (a las que, a veces, se designa con el término “objeto”, por la costumbre de contraponer el sujeto y el objeto). Dicha actividad no depende sólo del sujeto ni sólo del “objeto” (es decir, del entorno de dicho sujeto). No está determinada totalmente por su relación al sujeto que la realiza. Ni tampoco por la relación que guarda con el “objeto”. Tan falso es, por tanto, el llamado “subjetivismo” (o prevalencia del sujeto) como el “objetivismo” (o prevalencia del “objeto”, de las realidades del entorno). Este pensamiento “relativista” es unilateral, parcial, incapaz de ver a un tiempo la intervención del sujeto y la del “objeto”. Esta parcialidad y unilateralidad la supera de raíz el pensamiento relacional, abierto, complementario. Veámoslo cuidadosamente.


VER TEXTO COMPLETO