El árbol de la vida. Una película para el Año de la Fe

entrada marPEQUE 1
"EL ÁRBOL DE LA VIDA". UNA PELÍCULA PARA EL AÑO DE LA FE
Eduardo Navarro Remis
Año 2012
nº 11 • noviembre
 
 

El 11 de octubre comienza oficialmente el Año de la Fe proclamado por el Papa Benedicto XVI, en el 50 aniversario de la inauguración del Concilio Vaticano II. En palabras del Papa, será un tiempo para "dar un renovado impulso a la misión de toda la Iglesia, para conducir a los hombres lejos del desierto en el cual muy a menudo se encuentran en sus vidas a la amistad con Cristo que nos da su vida plenamente" (carta apostólica Porta Fidei).

Dentro de este contexto y el de la Nueva Evangelización se planteó el reto de encontrar una película que pudiera representar su aspiración y significado. Y la propuesta es El árbol de la vida (2011). Para muchos se trata de una obra cumbre cuya importancia irá creciendo con el paso del tiempo, una obra en la que queda reflejada esta travesía por el desierto y la vida plena que Cristo nos concede y de la que nos habla el Santo Padre. Escrita y dirigida por Terrence Malick es la quinta película en larga y poco prolífica filmografía de este norteamericano de ascendencia sirio-libanesa con la que ganó, entre otros muchos premios, el Premio 2011 de la Crítica Internacional (Fipresci) y la Palma de Oro en Cannes 2011. Alabada por los críticos y los más cinéfilos, no ha sido igual de bien recibida y digerida por buena parte del público que abandonaba las salas de cine abrumado por unas imágenes que, aunque de indudable belleza, le resultaban ininteligibles. Como anécdota se puede contar que en una sala de EE.UU. confundieron de orden las dos bobinas de la película y el cambio pasó inadvertido (seguramente por la merecida fama que precede a Malick de perfeccionista y excéntrico con los montajes finales). Pero también es un signo de estos tiempos de alejamiento de la fe y de pérdida de cultura religiosa. Una muestra de ello es el error de traducción al español en el inicio de la cinta, cuando la voz en off que lee la cita del libro de Job confunde el capítulo con el versículo, o el que se produce poco después al traducir "way of grace" como "camino de lo divino", en vez de "camino de la gracia" (el camino del hombre no es el divino, sino el de la gracia que perfecciona la naturaleza y le permite participar de la intimidad de la vida divina).